Archivos para las entradas con etiqueta: poesía

comunidad-organizada.jpg

Llamar a derrocar el orden existente
parece espantoso.
Pero lo existente no es ningún orden.

Recurrir a la fuerza
parece malo.
Pero dado que la fuerza se pone en práctica
de modo rutinario, ello no es nada del otro mundo.

El comunismo no es lo extremo
que sólo puede realizarse en una pequeña porción
sino que antes de que esté realizado del todo
no hay ninguna situación soportable
ni siquiera para los insensibles.

El comunismo es en realidad la exigencia mínima
lo más inmediato, moderado, razonable.
Quien se opone a él no es un pensador discrepante
sino un irreflexivo o quizá alguien
que sólo piensa en sí mismo
un enemigo del género humano
espantoso
malo
insensible
alguien que quiere lo extremo,
eso que si se realiza incluso en una mínima porción
arruinará a la humanidad entera.

[Bertolt Brecht]

la foto es del libro "la potencia de la memoria" de luis navarro.

la foto es del libro “la potencia de la memoria” de luis navarro.

No soy Pasolini pidiendo explicaciones
No soy Ginsberg expulsado de Cuba
No soy un marica disfrazado de poeta
No necesito disfraz
Aquí está mi cara
Hablo por mi diferencia
Defiendo lo que soy
Y no soy tan raro
Me apesta la injusticia
Y sospecho de esta cueca democrática
Pero no me hable del proletariado
Porque ser pobre y maricón es peor
Hay que ser ácido para soportarlo
Es darle un rodeo a los machitos de la esquina
Es un padre que te odia
Porque al hijo se le dobla la patita
Es tener una madre de manos tajeadas por el cloro
Envejecidas de limpieza
Acunándote de enfermo
Por malas costumbres
Por mala suerte
Como la dictadura
Peor que la dictadura
Porque la dictadura pasa
Y viene la democracia
Y detrasito el socialismo
¿Y entonces?
¿Qué harán con nosotros compañero?
¿Nos amarrarán de las trenzas en fardos
con destino a un sidario cubano?
Nos meterán en algún tren de ninguna parte
Como en el barco del general Ibáñez
Donde aprendimos a nadar
Pero ninguno llegó a la costa
Por eso Valparaíso apagó sus luces rojas
Por eso las casas de caramba
Le brindaron una lágrima negra
A los colizas comidos por las jaibas
Ese año que la Comisión de Derechos Humanos
no recuerda
Por eso compañero le pregunto
¿Existe aún el tren siberiano
de la propaganda reaccionaria?
Ese tren que pasa por sus pupilas
Cuando mi voz se pone demasiado dulce
¿Y usted?
¿Qué hará con ese recuerdo de niños
Pajeándonos y otras cosas
En las vacaciones de Cartagena?
¿El futuro será en blanco y negro?
¿El tiempo en noche y día laboral
sin ambigüedades?
¿No habrá un maricón en alguna esquina
desequilibrando el futuro de su hombre nuevo?
¿Van a dejarnos bordar de pájaros
las banderas de la patria libre?
El fusil se lo dejo a usted
Que tiene la sangre fría
Y no es miedo
El miedo se me fue pasando
De atajar cuchillos
En los sótanos sexuales donde anduve
Y no se sienta agredido
Si le hablo de estas cosas
Y le miro el bulto
No soy hipócrita
¿Acaso las tetas de una mujer
no lo hacen bajar la vista?
¿No cree usted
que solos en la sierra
algo se nos iba a ocurrir?
Aunque después me odie
Por corromper su moral revolucionaria
¿Tiene miedo que se homosexualice la vida?
Y no hablo de meterlo y sacarlo
Y sacarlo y meterlo solamente
Hablo de ternura compañero
Usted no sabe
Cómo cuesta encontrar el amor
En estas condiciones
Usted no sabe
Qué es cargar con esta lepra
La gente guarda las distancias
La gente comprende y dice:
Es marica pero escribe bien
Es marica pero es buen amigo
Súper-buena-onda
Yo no soy buena onda
Yo acepto al mundo
Sin pedirle esa buena onda
Pero igual se ríen
Tengo cicatrices de risas en la espalda
Usted cree que pienso con el poto
Y que al primer parrillazo de la CNI
Lo iba a soltar todo
No sabe que la hombría
Nunca la aprendí en los cuarteles
Mi hombría me la enseñó la noche
Detrás de un poste
Esa hombría de la que usted se jacta
Se la metieron en el regimiento
Un milico asesino
De esos que aún están en el poder
Mi hombría no la recibí del partido
Porque me rechazaron con risitas
Muchas veces
Mi hombría la aprendí participando
En la dura de esos años
Y se rieron de mi voz amariconada
Gritando: Y va a caer, y va a caer
Y aunque usted grita como hombre
No ha conseguido que se vaya
Mi hombría fue la mordaza
No fue ir al estadio
Y agarrarme a combos por el Colo Colo
El fútbol es otra homosexualidad tapada
Como el box, la política y el vino
Mi hombría fue morderme las burlas
Comer rabia para no matar a todo el mundo
Mi hombría es aceptarme diferente
Ser cobarde es mucho más duro
Yo no pongo la otra mejilla
Pongo el culo compañero
Y ésa es mi venganza
Mi hombría espera paciente
Que los machos se hagan viejos
Porque a esta altura del partido
La izquierda tranza su culo lacio
En el parlamento
Mi hombría fue difícil
Por eso a este tren no me subo
Sin saber dónde va
Yo no voy a cambiar por el marxismo
Que me rechazó tantas veces
No necesito cambiar
Soy más subversivo que usted
No voy a cambiar solamente
Porque los pobres y los ricos
A otro perro con ese hueso
Tampoco porque el capitalismo es injusto
En Nueva York los maricas se besan en la calle
Pero esa parte se la dejo a usted
Que tanto le interesa
Que la revolución no se pudra del todo
A usted le doy este mensaje
Y no es por mí
Yo estoy viejo
Y su utopía es para las generaciones futuras
Hay tantos niños que van a nacer
Con una alíta rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que su revolución
Les dé un pedazo de cielo rojo
Para que puedan volar.

[Pedro Mardones Lemebel es escritor y artista plástico. Adoptó el apellido de su madre como compromiso hacia lo femenino. A principios de la década de los ochenta forja relaciones intelectuales, políticas y afectivas con el círculo de escritoras feministas, ligadas a la izquierda y a la resistencia contra la dictadura impuesta por el Régimen de Pinochet: Pía Barros, Raquel Olea, Diamela Eltit y Nelly Richard. Sin embargo, su abierta postura homosexual no fue aceptada por algunos miembros de dichos grupos de izquierda. Como respuesta escribió un manifiesto al que tituló Hablo por mi diferencia, el cual fue leído en público por vez primera en 1986, en la estación de ferrocarril Mapocho de Santiago de Chile, mientras estaba teniendo lugar una reunión clandestina de disidentes izquierdistas. Para su lectura, el propio Lemebel vestía unos zapatos de tacón, que llegaron a convertirse en un elemento natural de sus performances.]

es lunes por la noche

vuelvo a mi casa
con los límites y logros
de la jornada de trabajo
traducidos homogéneamente
en el cuerpo como cansancio

en un auto estacionado
veo de espaldas
a dos hombres jóvenes
inmóviles
mirando algo
en un blackberry

al acercarme
comienzo a ver
que tienen máscaras:
uno la de jason, el de viernes 13
el otro la de un demonio de algún tipo

mientras me alejo
de la inconcebible escena
pienso en que nunca podré reconstruir
la cadena de sucesos
que la preceden

sólo tuve acceso a ese fragmento,
un pequeño recordatorio:

de la labilidad de los mundos
cotidianos, razonables, habituales
en los que vivimos

de que a cada paso es posible
para el que no busca
encontrar una grieta

Tan temprano que casi está oscuro afuera.

Estoy cerca de la ventana con un café,
y las cosas usuales de la mañana temprano
que pasan por pensamiento.

Entonces veo a un chico y su amigo
caminado por la calle
para entregar el periódico.

Usan gorras y sudaderas
y uno de los chicos lleva un bolso sobre el hombro.

Están tan felices
que no dicen nada, estos chicos.

Pienso que si pudiesen, se tomarían
de los brazos.

Es temprano en la mañana
y están haciendo esto juntos

Ellos vienen, despacio.

El cielo está recibiendo luz,
a través de la luna que todavía cuelga pálida sobre el agua.

La belleza es tal que por un minuto
la muerte y la ambición, incluso el amor,
no logran entrar aquí.

Felicidad.
Ella irrumpe
inesperadamente
Y va más allá, verdaderamente,
de cualquier conversación matutina sobre ella.

Carver-o-matic

Es tan temprano que casi no hay luz afuera.
Estoy parado junto a la ventana.
Tengo una taza de café en la mano,
y en la cabeza lo que a aquellas horas
se suele confundir con pensamientos.

Entonces veo al chico con su amigo
que vienen por la calle
para entregar el diario.

Tienen puestas gorritas y pulóveres,
y uno transporta una mochila al hombro.
Tan felices están
que ni abren la boca, estos dos chicos.

Creo que, si pudieran,
se tomarían del brazo.
Es muy temprano de mañana, y ellos
están haciendo este trabajo juntos.

Se acercan lentamente.
El cielo ya comienza a iluminarse,
aunque la luna cuelga pálida sobre el agua.

Tanta belleza que, por un minuto,
la ambición o la muerte, o incluso hasta el amor,
nada tienen que ver con todo esto.

Felicidad. Viene sin que la llamen,
y trasciende cualquier disquisición
matutina al respecto.

[traducción de Ezequiel Zaidenwerg]

Pessoa-o-matic

tenemos, los que vivimos, 
una vida que es vivida
y otra vida que es pensada.
y la ??nica que tenemos
es la vida dividida
entre la verdadera y la errada.

cu??l no obstante es verdadera
y cu??l errada, ninguno
nos lo sabr??a explicar;
y vivimos de manera
que la vida que uno tiene
es la que debe pensar.

[fernando pessoa. 1933]

A %d blogueros les gusta esto: