Archivos para las entradas con etiqueta: clínica
freud-768x512
“Yo no soy en modo alguno partidario de fabricar cosmovisiones. Dejémoslas para los filósofos, quienes, según propia confesión, hallan irrealizable el viaje de la vida sin un Baedeker así, que dé razón de todo. Aceptemos humildemente el desprecio que ellos, desde sus empinados afanes, arrojarán sobre nosotros. Pero como tampoco podemos desmentir nuestro orgullo narcisista, busquemos consuelo en la reflexión de que todas esas «guías de vida» envejecen con rapidez y es justamente nuestro pequeño trabajo, limitado en su miopía, el que hace necesarias sus reediciones; y que, además, aun los más modernos de esos Baedeker son intentos de sustituir el viejo catecismo, tan cómodo y tan perfecto. Bien sabemos cuán poca luz ha podido arrojar hasta ahora la ciencia sobre los enigmas de este mundo; pero todo el barullo de los filósofos no modificará un ápice ese estado de cosas; sólo la paciente prosecución del trabajo que todo lo subordina a una sola exigencia, la certeza, puede producir poco a poco un cambio. Cuando el caminante canta en la oscuridad, desmiente su estado de angustia, mas no por ello ve más claro.”
 
Sigmund Freud. “Inhibición, síntoma y angustia”. Cap. II. (1926)
Anuncios

percia - sujeto fabulado I“Lleva a su hija de pocos meses para que la vea la pediatra de la salita. Le parece que come poco. La médica busca la ficha de la consulta anterior, hace preguntas, revisa a la nena, la pesa, concluye que está creciendo bien. En ese momento, se da cuenta de que la mujer está llorando. La pediatra le dice que no llore, que su hija está sana, pero la mujer llora desconsolada. Al rato, llorando dice (casi sin poder hablar) que el hombre que vive con ella le pega.

La mujer no va esa mañana hasta la salita con la intención de hablar, pero de pronto ocurre que está llorando. Un llorar que se suelta de la voluntad. Un llorar imprevisto que no anticipa causa o motivo. Un llanto que llora, incluso, sin mujer. Un estar llorando que se encuentra con preguntas: ¿qué le pasa?, ¿por qué llora?

Así como un llorar lloraba, tras la pregunta, la voz se encuentra diciendo algo que no sabía que iba a decirse: el hombre con el que vive la golpea. Palabras que salen de la boca, quizás, sin alguien que las esté diciendo. O se pronuncian sin alguien que las esté escuchando.

Un llorar sin mujer, un hablar sin hablante, ¿un decir sin nadie que lo escuche?

La pediatra hace dos recetas, en una escribe: Su beba Alejandra está creciendo bien. Nos volvemos a ver en un mes; en la otra: María, quiero que sepa que pude escuchar lo que le está pasando.

Estampa debajo de cada una su sello y su firma. Antes de que la madre se retire con su hija, pide a María que las lea en voz alta, para asegurar que se entienda la letra.”

Marcelo Percia. sujeto fabulado I. notas.

La Cebra Ediciones. Buenos Aires. 2014

2014-10-15 18_13_17-ENCICLOPEDIA OLIVEROS _ Una colección que reúne la selección de obras individual

Las prácticas artísticas y las prácticas clínicas se traman entre sí en procesos complejos e inanticipables hechos de convergencias y paralelismos, mutuas potenciaciones y aperturas, reenvíos y traducciones. Pensando más allá de instrumentalizaciones como la del “arteterapia” –donde ciertas actividades pseudoartísticas intentan presentarse como medios para lograr un fin clínico- es posible reconocer entrecruzamientos no jerarquizados entre el universo estético y el mundo de la clínica mediante la lógica común de la invención en singularidad. La clínica, entendida como el conjunto de intervenciones orientadas a acompañar el desarrollo de la autonomía subjetiva será el resultado de invenciones, siempre singulares. El arte, entendido como el conjunto de intervenciones orientadas a la producción de experiencias perceptivas/sensibles inéditas será también el resultado de invenciones, siempre singulares. El clínico se interesa por esa capacidad del artista para producir configuraciones sensibles. Las decisiones implicadas (¿policromatismo o monocromía?, ¿figuración o abstracción?, ¿perspectiva única o múltiple?, ¿gran escala o miniaturización?, ¿interiorización o expansividad?, etc) y los procedimientos requeridos. Lee allí capacidades crecientes de deconstrucción y reconstrucción de las imágenes que forman parte de un mundo subjetivo. Detecta allí elementos plausibles de ser resingularizados en tanto operadores para la construcción de formas de vida. Asimismo, el desarrollo de la experiencia clínica, en su reapertura del campo de las posibilidades existenciales, puede obrar como condición de posibilidad para que alguien –si reconoce allí su deseo- pueda ligarse al campo y a las prácticas del arte, pensándose como artista. La producción de subjetividad, la capacidad de interrumpir circuitos de repetición que muchas veces cobran estatuto de destino en la vida de las personas, implica con frecuencia el desarrollo de nuevas formas de ver, imaginar y representar el mundo, procesos que el arte adquieren toda su centralidad. Por su parte, la producción estética implica con frecuencia, de uno u otro modo, una dimensión relacional, sociosubjetiva, sea en la escena de la producción o en la de la recepción de la obra. Dimensión relacional que en la clínica adquiere toda su centralidad. Y al tratarse de experiencias sostenidas en dinámicas de invención singular, la vinculación entre arte y clínica pasa, más que por presuposiciones generalizantes, por la posibilidad de establecer diálogos y lecturas compartidas. Hay una lectura posible de la producción estética en términos de los recursos subjetivos implicados en su despliegue. Hay una lectura posible de la producción de subjetividad en términos de las nuevas posibilidades estéticas que habilita. No necesitan ser lecturas coincidentes u homogéneas. Alcanza con que resulten mutuamente fecundas.

Franco Ingrassia

Mayo de 2014

[texto publicado en el catálogo de Enciclopedia Oliveros. Una colección que reúne la selección de obras individuales de más de 50 artistas que han pasado por el dispositivo del Taller de Arte de la Colonia Psiquiátrica de Oliveros a lo largo de los últimos 15 años. más información aquí]

A %d blogueros les gusta esto: