Archivos para el mes de: agosto, 2014

la socialidad - las dos tapas

El viernes 5 de septiembre a las 19.30hs en Mal de Archivo (Moreno 477) se presentará “La Socialidad“, un libro de reescrituras de textos de Bruno Latour, Ignacio Lewkowicz, Antonio Negri y Zygmunt Bauman realizado por Franco Ingrassia y editado por Hekht Libros (BsAs).

Irina Garbatzky (Fiesta E-diciones) y Aníbal Pérez (Planeta/X, Cooperativa La Masa, Partido para la Ciudad Futura) compartirán sus lecturas del libro y Marilina Wilkins (Hekht Libros) relatará el proceso de producción material e inmaterial del libro.

+++

 

más información aquí:

https://www.facebook.com/lasocialidad
https://audiodelica.wordpress.com/tag/la-socialidad/
http://hekht.wordpress.com/

una reseña del libro en Lobo Suelto!
http://anarquiacoronada.blogspot.com.ar/2014/07/toda-escritura-es-una-reescritura-de.html

Do, discípulo de Me-ti, sustentaba la opinión de que es preciso dudar de lo que no se ve con los propios ojos. Ese punto de vista tan negativo le valió ultrajes que lo llevaron a abandonar la casa. Poco tiempo después regresó y dijo desde el vano de la puerta: Debo rectificarme. También hay que poner en duda lo que se ve con los propios ojos.
Cuando le preguntaron cuál era, entonces, el límite impuesto a la duda, Do dijo: El deseo de actuar.

Bertolt Brecht
Me-ti. El libro de las mutaciones.
1936(?)

Alcanza con escuchar los cinco primeros segundos de “Remera de Dios”, la canción que abre Estela el nuevo disco de Mi Nave, para darse cuenta de dos cosas: que el tema es un hit y que activará un mecanismo sorprendentemente parecido a una máquina del tiempo. “Antes” es la primera palabra que puede escucharse. Nada es casual. Para mí la entrada en esa máquina del tiempo significó –a través de la evocación de la canción “No Motion” de Dif Juz, una banda en la que no había pensado en años- el recuerdo de dos materialidades con las que hace tiempo que no tengo contacto: los cassettes y las revistas en papel. Fue en una compilación del sello 4AD -que llegó a mis manos en formato cinta- la que incluía esa canción. Y había leído sobre 4AD en la seminal sección “Lado B” de la revista Rock&Pop. Hace más de veinte años atrás. Reminiscencia y materialidad. Intensidades de las máquinas del tiempo.

Pero “Estela” va más allá del intento de inscribirse en un género que forma parte de una secuencia histórica cerrada (en este caso, el postpunk) para intentar prolongarla un poco más. Somete también elementos contemporáneos a procesos de hibridación. Es así como, en lugar de hacer de aquel género que desde hace unos años nombra el término postrock (casi sin conexión con aquellos proyectos musicales, tan heterogéneos, que recibieron esa misma denominación en los 90 y sus millones de colores que eran sorpresas para amigos invisibles) la jaula estética en la que suele convertirse para quienes se acercan a él, lo desarman para cruzarlo bajo mil conexiones con materiales de las procedencias más diversas.

Y es que, como en los juegos verdaderamente interesantes: aquellos en los cuales el jugar mismo altera las reglas de juego, el disco aloja irrupciones. Rupturas que dan placer, que dan la forma de la figura y hacen sentir emociones. En primer lugar, ‘Matt Damon’ y su inesperada coda, pura insistencia de bronces minimalistas. Y luego en el cierre del disco, donde una cadencia cumbiera es soporte de un sutil ritornello de un momento postpunk previo del disco, una idea musical seguramente salida de la sien, luego de hacer –como en los juegos de los que hablábamos antes- de la caída un paso de danza.

Como bien dice un amigo: a más hibridación, mayor potencia. Esas son las ventajas de producir desde la periferia: puesta en flotación de las diferencias, puesta en suspenso de las jerarquizaciones, para imaginar nuevas composiciones, nuevos ensambles que nos permitan hacer algo inesperado con lo que hicieron de nosotros. Porque ni el río ni nosotros somos los mismos. Y todo lo que retomamos, por el mismo hecho de hacerlo, se vuelve otra cosa: con algo de suerte, un recurso para seguir explorando nuestro presente de pasajes sin retorno.

[esta reseña se publicó originalmente en rosario indie]

“La oscuridad en la que hay que encerrar al presente nuevamente producido es maquinada por un oscurantismo de tipo nuevo. Es en vano, por ejemplo, que se intente esclarecer genealógicamente el islamismo político contemporáneo, y singularmente sus variantes ultrarreaccionarias, que les disputan a los occidentales los frutos del mapa petrolífero con medios criminales inéditos. Este islamismo político es una instrumentación nueva de la religión -de la cual no deriva por ninguna filiación natural (o “racional”)- con el fin de ocultar el presente postsocialista y de oponer una Tradición o una Ley plenas a las tentativas fragmentarias a través de las cuales se reinventa la emancipación. Desde este punto de -vista, el islamismo político es absolutamente contemporáneo tanto de los sujetos fieles, que producen el presente de la experimentación política, como de los sujetos reactivos, que se dedican a negar que se necesiten rupturas para inventar una humanidad digna de tal nombre y ponderan el orden establecido como portador milagroso de una emancipación continua. El islamismo político no es sino uno de los nombres subjetivos del oscurantismo de hoy en día.

(…)

De tal suerte que lo que lo porta se vincula directamente al pasado, incluso si el devenir del sujeto oscuro tritura también ese pasado en nombre del sacrificio del presente: viejos soldados de las guerras perdidas, artistas fracasados, intelectuales pervertidos por la amargura, matronas disecadas, jóvenes analfabetos y musculosos, pequeños comerciantes arruinados por el Capital, desocupados desesperados, parejas rancias, delatores solteros, académicos envidiosos del éxito de los poetas, profesores atrabiliarios, xenófobos de todo tipo, bandidos convertidos a las milicias, mafiosos ávidos de condecoraciones, sacerdotes feroces, maridos engañados. A este lodazal de la existencia ordinaria, el sujeto oscuro le ofrece la chance de un nuevo destino, bajo el signo incomprensible pero salvador de un cuerpo absoluto, que sólo pide que se lo sirva alimentando en todas partes, el odio a todo pensamiento vivo, a toda lengua transparente y a todo devenir incierto.”

 

alain badiou

lógicas de los mundos

2006

http://es.scribd.com/doc/134384916/Badiou-Teoria-Del-Sujeto

A %d blogueros les gusta esto: