Los experimentos de Brian Eno con la música ambient empezaron a tomar forma en 1975 con la edición de “Discreet Music 1”, una pieza de 30 minutos conformada por la superposición cíclica de dos melodías de diferente duración. El resultado fue una combinación de armónicos mutantes -un moiré: estático y cambiante al mismo tiempo. Como experiencia auditiva traduce esta dualidad en una calma profunda y lentamente envolvente que da la sensación de estar presenciando el desarrollo de un proceso orgánico[1].

Fue esta cualidad orgánica del “movimiento estático” lo que Eno desarrollaría mas tarde en obras posteriores como “Music for Airports” (1978) y “Thursday afternoon” (1985). Todas estas piezas están basadas en sistemas: es decir, las composiciones no están especificadas nota por nota, sino que son el resultado de la utilización de ciertos procesos sobre ciertos materiales sonoros. En este sentido, uno puede considerar a estas obras como emulaciones de los procesos naturales,  acercándose a la idea de John Cage (ver PXnro.6) de “imitar la Naturaleza en sus modos de operación”.

Como muchas de sus piezas de sistemas, “Neroli” es modal. En este caso el modo es el Frigio, cuya segunda disminuida evoca la atmósfera aludida en el título. La combinación de los inusuales intervalos de la escala sugiere una misteriosa ambigüedad tonal. Y esto es enfatizado en “Neroli”, dado que la tónica raramente es tocada, mientras que la quinta es relativamente prominente. Conjuntamente, la tonalidad difuminada y la ausencia de un centro tonal distintivo dan a la pieza un carácter abstracto e incorpóreo. Según el propio Eno: “Quería componer un tipo de música que existiese en el punto de intersección entre la melodía y la textura, y cuya lógica musical fuese lo suficientemente elusiva como para reclamar atención, pero no tan estricta como para demandarla”.

Como con sus otros trabajos en este área, esta obra se aloja en lo puramente atmosférico. Y es en este espacio -“en el límite de lo musical”, como Eno lo describe- que existe la posibilidad de otro tipo de música, y otros tipos de escucha.

 

Por C. S. J., Marzo de 1993

 

[1] De hecho, este disco es frecuentemente usado durante los partos y se ha convertido en la música semipermanente de algunos hospitales maternales. Aparentemente, Eno planea editar una versión extendida para tales usos.

Anuncios