Archivos para el mes de: abril, 2013

rosariazo-o-matic“La formación de políticos revolucionarios profesionales y de mandarines intelectuales fue típica de la vieja izquierda socialista y comunista y no estaba en contradicción con sus premisas. Hoy tiende a repetirse en la nueva izquierda, en contradicción con la crítica de principio que ésta hace a la vieja izquierda.

Tratemos de ver las causas: Sólo un pequeño número de los políticos profesionales de la nueva izquierda proviene de la clase obrera. En su mayoría son de origen intelectual, igual que los mandarines.

Muchos estudiantes e intelectuales jóvenes se enfrentan a la alternativa de profesionalismo político o mandarinato a partir del rechazo global de la sociedad. Sienten agudamente la contradicción entre la imagen, a veces confusa, de la sociedad socialista a la que aspiran y su condición subjetiva y personal en la sociedad capitalista en que viven. Sólo es posible trabajar, estudiar, conocer y, por lo tanto, construir en el interior de las estructuras económicas, políticas y teóricas de la sociedad actual, aunque uno se oponga radicalmente a ella.

Por otra parte, la crítica al revisionismo y el ejemplo chino demostraron que es ilusoria toda revolución que pretenda heredar y conservar la organización del trabajo y las formas de conocimiento de la vieja sociedad, en cualquier sector y a cualquier nivel.

La contradicción se presenta bajo la forma de una opción dramática: o rechazo integral y nihilista del papel que les asigna esta sociedad, o convicción de que es imposible e ilusorio oponerse, de que en cualquier caso se termina “integrado”.

El que escoge la primera alternativa tiende a transformarse en opositor institucional, en activista desesperado o revolucionario profesional. El que escoge la segunda, dadas sus premisas, tiende a considerar mítica o ilusoria la perspectiva revolucionaria, a aceptar de hecho una solución reformista y a buscarse una condición de mandarín.

Las dos opciones tienen una misma raíz y son las caras de una misma moneda. Constituyen dos aspectos complementarios de la fuga frente a la contradicción. Se pretende, con un salto idealista, colocarse fuera de la situación contradictoria en que se encuentra necesariamente todo trabajador en el sistema capitalista (y no sólo quien ejerce una actividad intelectual).

Únicamente si se reconoce esta contradicción, mirándola de frente, viviéndola en primera persona y en toda su extensión —en la práctica y en la reflexión teórica— se puede contribuir a agudizarla, a hacerla madurar hasta que estalle y se resuelva.”

Edoarda Masi
Di alcuni dei molti problemi non differibili
Quaderni Piacentini, Piacenza, #42, noviembre 1970

el carácter acéfalo de la existencia

La dualidad o la multiplicidad de las cabezas tiende a realizar en un mismo movimiento el carácter acéfalo de la existencia, porque el mismo principio de la cabeza es reducción a la unidad, reducción del mundo a Dios.

Acéphale, n° 2–3, enero de 1937

A %d blogueros les gusta esto: