Archivos para el mes de: junio, 2011

Jacoby

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid)

25 de febrero – 3 de mayo 2011                      

 

01.  Amador, un amigo madrileño, me propone que visitemos juntos “El deseo nace del derrumbe”, la retrospectiva sobre la obra de Roberto Jacoby que Ana Longoni organizó en el Museo Reina Sofía. Algunos más se sumarán a la partida. Ninguno tiene vinculación directa con “el campo del arte” pero todos han experimentado la potencia derivada de la articulación entre procedimientos estéticos e invenciones sociales, políticas o militantes. La imagen elegida para anunciar la muestra en el exterior del museo –una reproducción del ‘anti-afiche’ diseñado por Jacoby en 1969 con una imagen clásica de Ernesto Guevara y la leyenda «Un guerrillero no muere para que se lo cuelgue en la pared»- auguraban cierto grado de conexión –o, mejor, determinadas condiciones de recepción- entre la exposición y nuestro pequeño grupo.

 

02.  La muestra se organiza en tres espacios y comprende seis proyectos distintos. En un primer espacio, encontramos una recreación de la instalación Vivir Aquí de 1965 compuesta a partir un conjunto de elementos de su vivienda actual en Buenos Aires. Una operación de dislocación que funciona como mecanismo de legibilidad de las dinámicas de apertura relacional que insisten en los métodos de producción de Jacoby. También en este espacio se presentan las 28 imágenes de la obra 1968 el culo te abrocho. Una serie de documentos de las vanguardias políticas y artísticas de ese año intervenidos mediante frases sobreimpresas. Las relaciones entre los documentos y los fragmentos textuales son heterogéneas. Como instalando propensiones semánticas intensas pero difusas, forzando a la producción de sentidos sin resultados predeterminados. 

 

03.  Un segundo espacio presenta dos video-instalaciones. Una de ellas está ligada a La Castidad, derivada del pacto de convivencia platónica que Syd Krochmalny y Roberto Jacoby sostuvieron durante un año en tanto experiencia de “comunismo molecular”. La segunda remite a Darkroom, que podría pensarse como una experiencia-límite en la producción de un régimen de sensibilidad: en la acción original un único espectador provisto de una cámara de rayos infrarrojos realizaba en la penumbra un registro fragmentario de los movimientos de ciertas presencias enigmáticas. Ambas video-instalaciones funcionan como operaciones de registro, que en su transmisión fragmentaria, nos permiten imaginar que las experiencias de las cuales derivan tuvieron como vectores constitutivos intensidades híbridas, en las cuales la dimensión estética operaba como un componente entre otros.

 

04.  La muestra se completa con un Archivo en uso que presenta en formato digital multimedia una inmensa cantidad de material documental sobre las actividades de Jacoby y con el Gabinete de Curiosidades que, de un modo casi arqueológico, presenta restos y huellas de diversas intervenciones.

 

05.  A medida que voy intentando responder a algunas preguntas “contextualizadoras” de mis amigos (¿Qué era el Instituto Di Tella? ¿Qué lugar tenía Virus en el rock latinoamericano de los 80? ¿Qué dimensión social/política/cultural tuvo el Cordobazo? Etc.) voy sintiendo que los elementos presentados en el gabinete operan como disparadores de reminiscencias. Son fragmentos que remiten a mundos.

 

06.  Conceptos como “tecnologías de la amistad”, “comunidades experimentales”, “biopolítica casera”, “estrategias de la alegría” pueden ser pensados entonces como elementos que dan cuenta de una apuesta por la invención –hecha de mil tramas y entrecruzamientos entre prácticas sociales, estéticas, teóricas, económicas, políticas, comunicacionales, etc.- de nuevas formas de vida. Invención de formas de vida que producen mundos.

 

07.   Los múltiples recorridos posibles de la exposición permiten experimentar –y posiblemente ese sea el mayor mérito del inmenso trabajo de Ana Longoni- “la intensidad de una vida”, la multiplicidad de las intensidades que la recorren, el punto abierto de entrecruzamiento de todas ellas que remite al nombre propio de Jacoby.    

 

08.  Si el deseo nace del derrumbe es porque es intrínsecamente expansivo. No hay deseo que pueda persistir por demasiado tiempo en la solidez de las composiciones. Es en el lazo-por-venir que se juega su intensidad.

 

09.  Y es en ese punto que alguien puede decidir poner en juego, afectar sus recursos –intelectuales, estéticos, relacionales- en función de esta expansividad deseante.

 

10.  La exposición reseñada construyó la posibilidad de entrar en contacto con las huellas heterogéneas de este tipo de insistencia.

 

Franco Ingrassia

Mayo de 2011     

Anuncios

01.   
la palabra autogestión
tiene entre nosotros
un significado práctico:

 

nombra las operaciones necesarias
para lograr sostener igualitariamente
ciertas formas de vida
más allá de su viabilidad mercantil

 

02.
la autogestión es una interfaz

conecta, compone, articula
determinados cuerpos
con determinados modos de vivir

 

03.
las constelaciones productivas contemporáneas
cada vez más centradas en la innovación
ponen en crisis cualquier estrategia
de previsión o planeamiento externo
y hacen de la autogestión
su dinámica de funcionamiento

 

04.
allí donde el mercado organiza
las conexiones y las desconexiones,
las viabilidades y las imposibilidades
de los proyectos singulares y colectivos,
-de nuestras vidas-
traduciendo
toda actividad subjetiva
en términos de rentabilidad contingente;
la autogestión permite
constituir viabilidades no mercantiles
para nuestras insistencias éticas

 

05.
en condiciones estatales,
la primacía de la estabilidad
sobre la inestabilidad
tiene un correlato
en el plano organizativo:

la primacía de las funciones “legislativas”
sobre las “ejecutivas”

 

06.
si el entorno en el que se despliega
un proyecto colectivo
resulta mayormente previsible,
las actividades de dicha organización
son abordables
en términos de construcción de leyes,
reglamentos, acuerdos o planificaciones
a mediano o largo plazo

las funciones ejecutivas
se limitan al cumplimiento/implementación
de esas medidas
y al tratamiento de las excepciones

 

07.
llevado al plano de la autoorganización,
esto se traduce
en una primacía de la autonomía
(el momento creativo,
donde el ejercicio de la libertad colectiva
se materializa en las leyes
que nos damos a nosotros mismos)
sobre la autogestión
(un momento predominantemente
pragmático/instrumental que,
salvo que suceda algo inesperado,
se limita a ser el brazo ejecutor
del nomos colectivamente definido)

la potencia de un colectivo autoorganizado,
su capacidad de autodeterminación,
residía en la fortaleza de su nomos
es decir, en el peso del nomos
a la hora de determinar
la gestión cotidiana
de los asuntos comunes

 

08.
en condiciones de mercado,
donde lo que prima
es la inestabilidad,
la cuestión se altera
radicalmente


todas las situaciones
se vuelven inéditas

allí la gestión,
en su capacidad de dar tratamiento cotidiano
a los sucesos imprevistos,
toma un protagonismo mucho más importante
y deviene momento creativo

 

09.
las funciones legislativas
comienzan a quedar
cada vez más desfasadas
con respecto a una temporalidad incierta
que no logran regular

la potencia de un colectivo autoorganizado,
en condiciones mercantiles,
reside en la flexibilidad
con la que sus prácticas de autogestión
logren recomponer
una y otra vez
al colectivo
en función de no perder
capacidad de autodeterminación
en contextos cambiantes

 

10.
el riesgo de la inflexibilidad
(es decir, la incapacidad
de dar una respuesta inmanente
a un problema imprevisto)
es la deriva aleatoria,
un enemigo tan temible
para la autodeterminación
como la heteronomía

 

11.
sin embargo,
no se trata de que la autonomía desaparezca
en pos de la pura gestión continua

las funciones legislativas
tienen que encontrar
un nuevo marco de eficacia

minimalismo
y abstracción
podrían ser las nociones clave

pocas leyes o acuerdos
para no obstaculizar
el trabajo serpenteante
de la autogestión;

 

pero también leyes o acuerdos
más abstractos
que funcionen
como marco ético referencial
que permita orientar
el modo en que las prácticas de gestión
deben lidiar
con problemáticas
siempre inéditas

 

la producción de orientación
se podría pensar
como construcción
de una composición (situacional)
entre un principio ético abstracto (trans-situacional)
y cada situación inédita concreta

 

sería el modo de “hacer camino al andar”
eludiendo tanto el recorrido de caminos prefijados
como la deriva dispersante

 

12.
en este marco,
la autogestión podría adoptar
esta definición:

 

recomponer creativa
e igualitariamente
a cada momento
la actividad colectiva
según la variabilidad
del contexto
en función de orientar
los efectos de las prácticas
en el sentido de la apuesta
que funda a la experiencia

 

abriéndose
a la desmesura
de la innovación ontológica

 

franco ingrassia
junio de 2011

{este texto forma parte del dossier sobre autogestión publicado por club de fun}

 

esta es la traducción al castellano del prólogo del libro Rip it Up and Start Again: postpunk 1978-1984 escrito por quien tal vez sea el crítico de rock anglosajón más interesante de la actualidad: Simon Reynolds (Faber & Faber Books. Londres. 2005.) más info en http://simonreynolds.net 

 

Unknownname

Indice: el impasse de lo político  
Prólogo: el impasse de lo político

POSICIONES

1. ¿Qué es para ti politizarse hoy? Material colectivo

2. Politizaciones en el ciberespacio, Margarita Padilla

3. La experiencia del Banco Ocupado y la huelga general, Ivan Miró (La ciutat invisible)

4. “No hay marcha atrás”. Conversación sobre luchar y vivir en Barcelona (1996-2011)

5. Manifiesto de infrapolítica. Verónica Gago y Diego Sztulwark (Colectivo Situaciones)

6. Para atravesar el impasse antes hay que haber entrado en él, Santiago López Petit

 

DESAFÍOS

7. Pensar (en) la dispersión. Entrevista de Amador Fdez-Savater a Franco Ingrassia

8. “Su posición es su revolución”. Entrevista de Toni Cots y Marina Garcés a Zoukak (Líbano)

9. Tota Cuca Viu: entre el consumo político y la política consumida, Patricia Homs y Raúl Olivencia del Pino

10. Catálogo de despolitización médica, Julio Polenta

11. Sinnombre, Gianluca Solla y Andrea Appetito

12. Renovar el compromiso, Marina Garcés

 

RELIEVES

13. Los yippies y nosotros, que los queremos tanto, Amador Fdez-Savater

14. La inquietud de sí contra la quietud del mundo, Ester Jordana Lluch

15. Balance conceptual de la autonomía obrera en Italia, Franco Berardi (Bifo), Christian Marazzi, Sandro Mezzadra

16. Rabia contra el dominio del dinero, John Holloway

17. Del Making Of de “Veritat Revolució Barcelona” (en V.O.S.), Felip Martí-Jufresa

 

ANTICIPACIONES

18. Conversación con Mario Tronti

19. Adiós a la política, Joachim Hirsch

20. Sobre el origen, el uso y el contenido del término sostenible, José Manuel Naredo

Para encargar directamente la revista en la editorial, clic aquí 

A %d blogueros les gusta esto: